Los autos chinos avanzan en el creciente mercado peruano

Después de haber seducido a miles de compradores de automóviles por primera vez con vehículos compactos baratos, los fabricantes de automóviles chinos ahora están haciendo incursiones en Perú vendiendo SUVs y autos deportivos en una de las economías de más rápido crecimiento del mundo.

Las ventas de automóviles nuevos en el país andino aumentaron 54 por ciento en 2015, cuando la economía peruana se aceleró casi un 9 por ciento, ya que el acceso a empleos y préstamos bancarios permitió a los consumidores comprar nuevas importaciones en lugar de las de segunda mano.

La llegada de los modelos chinos ha ayudado a renovar la estrafalaria flota automotriz en Perú, con minivans decrépitos conocidos como “combis” que sirven como autobuses y donde muchos autos han tenido sus columnas de dirección cambiadas al lado izquierdo después de servir como taxis en Japón, donde las columnas de dirección están a la derecha.

El Congreso escucha periódicamente los llamados a prohibir las importaciones de automóviles usados por motivos de seguridad y ambientales.

Aunque Perú importa la mayor parte de sus autos nuevos de Japón y Corea del Sur, los analistas de la industria local ven que la participación de China en el mercado al rojo vivo aumenta al 15 por ciento en 2011 desde el 12 por ciento en 2015.

Las ventas anuales de automóviles aumentarán este año de 120,000 en 2010 a 170,000, según la Asociación Automotriz del Perú.

“Para los autos bien equipados, la diferencia de precio para los modelos chinos es significativa para los consumidores peruanos”, dijo Edwin Darteano, vicepresidente de la asociación.

En Chile, uno de los pocos otros países latinoamericanos donde los fabricantes de automóviles chinos han alcanzado una cuota de mercado considerable, los automóviles chinos tienen el 7 por ciento del mercado. Eso es mucho más alto que el 1 por ciento que tienen en Brasil. Perú y Chile tienen tratados de libre comercio con China, que es un comprador clave de su cobre, oro y otros minerales.

El chileno SK Berge, uno de los grupos automotrices más grandes de Perú, representa al chino Chery Automobile, junto con Alfa Romeo, Kia y otras marcas internacionales. Su modelo más popular de Chery es un sedán mini “QQ” de dos puertas, sobre todo para los propietarios primerizos.

Los coches chinos más vendidos en Perú son fabricados por gigantes de la industria incluyendo Chery, Geely Automobile Holdings (0175.HK), y Great Wall Motor Co (2333.HK).

Pero hay 96 marcas chinas en el mercado peruano vendidas tanto formalmente en los concesionarios como informalmente por vendedores deshonestos, en comparación con cerca de 10 representadas en Chile.

SK Berge está apostando a que puede llegar a la cima vendiendo camiones y coches deportivos más caros de Chery, el mayor fabricante independiente de coches de China, a peruanos que gastan más.

Wall Street cae en medio de la preocupación por el crecimiento
“Nuestro objetivo es llegar a clientes más tradicionales – aquellos que normalmente elegirían Toyotas 7221.T, Nissans (7201.T) o Volkswagens (VOWG.DE)”, dijo el representante Gianfranco Elespuru en la sala de exposición de Chery de un año de antigüedad que supervisa en Lima.

Se enamoró de un Chery

No se necesitó mucho para convencer a Ruth Paredes, una profesora de 56 años de Lima.

“Vi Chery’s FACE en un show en Jockey Plaza y me enamoré de él”, dijo, refiriéndose al hatchback que encontró en el centro comercial más lujoso de Lima.

Paredes compró el coche hace tres meses después de separarse de su viejo Honda.

En su intento de convertirse en un jugador global, Chery se lanzó en Australia a principios de este año. Al igual que otros fabricantes de automóviles chinos, hasta ahora ha luchado en el mundo desarrollado, donde los consumidores a menudo ven los vehículos chinos con desconfianza.

Ese sentimiento es menos prevalente en Perú, que junto con China es una de las economías de más rápido desarrollo del mundo.

“Los consumidores peruanos son cada día más exigentes y las empresas chinas están respondiendo a esa demanda, yo no tengo ningún prejuicio”, dijo Paredes. (Reportaje de Caroline Stauffer; Reportaje adicional de Alberto Alerigi en Sao Paulo y Felipe Iturrieta en Santiago; Edición de Terry Wade, Phil Berlowitz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *